LIBRO USADO. RECUERDA QUE EL 10% DE ESTA VENTA COLABORA CON FUNDACIONES QUE FOMENTAN LA LECTURA EN ZONAS VULNERABLES. Los libros de dietas son una cosa seria. Por eso no sirven para nada. Si quiere adelgazar, ríase. Si quiere reír, lea Mi mujer pesa una tonelada. Y si aun así no adelgaza, por lo menos habrá aprendido a poner en solfa una realidad que no tiene arreglo. La mujer de Thierry Lassalle es una «regimaníaca», o sea, una maníaca de los regímenes para adelgazar. Convencida de que «un régimen compartido estrecha los vínculos de la pareja», sometió a su compañero a las peores privaciones y ayunos. Este libro constituye, pues, una advertencia y una venganza, y quien lo escribió es un experto en padecimientos innecesarios. «Las líneas que siguen-afirma el autor-son, pues, un alegato contra los adelgazadores profesionales, que convierten la vida de las regimaníacas en un infierno empedrado de restricciones, en un calvario marcado alternativamente por ilusiones y depresiones ponderadas...» Y agrega: «La regimaníaca es un poco masoquista.» «La regimaníaca es un poco sádica.» Sálvese quien pueda. Leyendo, como antídoto, Mi mujer pesa una tonelada.

Calificación del estado de los libros:

translation missing: es.general.search.loading