USADO. Desde pequeño, Jordi Serrallonga soñaba con ir a África y emular las gestas de los grandes exploradores del pasado. Tras finalizar los estudios universitarios, tuvo la oportunidad de formar parte de un reducido equipo de arqueólogos y paleontólogos que se dirigían a la región de Peninj, en Tanzania, con la intención de estudiar los orígenes remotos del ser humano.

Calificación del estado de los libros:

translation missing: es.general.search.loading