TAPA BLANDA , LIBRO USADO, RECUERDA QUE EL 10% DE ESTA VENTA COLABORA CON FUNDACIONES QUE FOMENTAN LA LECTURA EN ZONAS VULNERABLES. Muchos directivos se quejan de que sienten soledad en su vida, pero deberían ser capaces de distinguir entre una soledad razonable y otra malsana y dañina: la que provocan con comportamientos erróneos o la que les aleja de los demás. ¡Cuántos directivos que se lamentan de la escasa motivación de sus subordinados deberían reflexionar sobre la causa de esa desilusión! Quizá son ellos con sus comportamientos quienes contribuyen a ese proceso en el que el talento se aleja de sus organizaciones por su propia incapacidad para gobernar de forma correcta. La soledad, en sentido estricto, no debe plantearse como una defensa a ultranza. No se trata de levantar muros, pero sí de salvaguardar la propia capacidad de decisión, un acercamiento personal y creativo a la realidad. Esa aproximación habrá de equilibrarse con las necesidades organizativas, que, a su vez, no deben cancelar el libre arbitrio de los individuos. Cuando lo hacen, la pérdida de talento es abrumadora y se acaba pagando en forma de abandonos físicos o intelectuales. El equilibrio armónico entre las necesidades personales y las organizativas no es sencillo, porque la realidad es ante todo dinámica, pero es posible y necesario.'

Calificación del estado de los libros:

translation missing: es.general.search.loading