LIBRO USADO. Sentí un jalón brusco que me sacó del sueño. Eran las ocho de la noche, una noche no muy oscura y sin lluvia. Escuché en mi oído un susurro:—Viejo, póngase las botas que nos vamos. Pese a que se notaba un gran esfuerzo para que la voz tuviera un tono bajo, la reconocí de inmediato: ¡era la voz de Isaza!

Calificación del estado de los libros:

translation missing: es.general.search.loading