TAPA BLANDA, LIBRO USADO, RECUERDA QUE EL 10% DE ESTA VENTA COLABORA CON FUNDACIONES QUE FOMENTAN LA LECTURA EN ZONAS VULNERABLES. Cambiar el objeto. ese parece ser el propósito de los textos que componen este libro. Aunque se autodenomine. y denomine a su objeto. documental político no hay tal cosa porque no se trata de un género sino de una dimensión -en el sentido de profundidad. de hendidura. de vastedad de la palabra- de la lectura donde se aloja lo político. De qué otro modo. si no fuera así. podrían convivir los films sobre piqueteros con Gombrowicz o la seducción. o los del grupo Cine Liberación con Un muro de silencio o con M. Es claro que esa extensión del territorio que el libro propone no estaba delimitada previamente. como ocurre muchas veces con ciertas formas políticas de pensar el cine. como una tesis por exponer y una conclusión expelida para convencer a los ya convencidos. Es al revés: el libro inventa ese territorio que solo existe allí. creado por la potencia. la inteligencia e incluso el cálculo de los modos de leer las películas. Quizás los films de Birri y Solanas nunca hayan pensado que tendrían que cohabitar con películas tan disímiles. pero el cine argentilo y quienes lo escriben y describen y piensan no confían más en las alambradas.Bastante pobre historia del cine argentino nos legaron esas alambradas. Si de algo están seguras las editoras. es de que el cine no tiene nada que ver con la pureza. No hay lecturas puras. sino lecturas oportunas.

Calificación del estado de los libros:

translation missing: es.general.search.loading