TAPA BLANDA, LIBRO USADO, RECUERDA QUE EL 10% DE ESTA VENTA COLABORA CON FUNDACIONES QUE FOMENTAN LA LECTURA EN ZONAS VULNERABLES. En su estudio introductorio a esta notable compilación de diarios de viaje, cartas y Relaciones escritos por religiosas pertenecientes a las nuevas congregaciones francesas venidas a Chile durante el siglo XIX, Sol Serrano establece las condiciones sociales y religiosas en las que se produce esta importante corriente misionera, significativa en los campos de la educación y la salud pero quizás, especialmente, en la transformación de los modelos de vida religiosa femenina en Chile. Estas misioneras contaron con el apoyo de la Iglesia y el estado chilenos para su establecimiento y actividad en nuestro país. En este sentido, Sol Serrano afirma que "... un estado liberal y una clase dirigente progresivamente secularizada (...) miró con desconfianza a las congregaciones religiosas masculinas y con sarcasmo a las femeninas contemplativas; elogió a las congregaciones femeninas activas porque estaban en la misma orientación de sus cambios, a pesar de sus evidentes diferencias doctrinales. Ellas actuaban sobre puntos muy sensibles para la élite y para el Estado decimonónico. En primer lugar, ellas sabían qué hacer con los pobres" (p. 70) Lo importante parece hacer sido entonces que estas religiosas sabían "qué hacer con los pobres" de una manera profesional y calificada, sin equivalente en la sociedad chilena de la época y, de acuerdo a Sol Serrano, fueron más allá de la tradicional protección de los necesitados, intentando formarlos en la disciplina del orden y el trabajo. "ellas predicen lo que luego serán las políticas publicas (... inaugurando) prácticas que dan cuenta de un cambio societario mayor" (p. 71). La mayor parte de los textos que encontramos en esta compilación -en la excelente traducción de Estela Lorca-, nos dan cuenta del viaje mismo, de la etapa inicial indispensable para realizar la actividad misionera en Chile; algunas religiosas nos dan cuenta del recibimiento que se les dio en Valparaíso, San Felipe o Santiago: otras -las menos- describen el desarrollo de su trabajo, las condiciones en que lo realizaron y su mayor o menor integración a la sociedad chilena. De este modo, al leer estos testimonios, aprendemos sobre todo cuáles eran las expectativas y modelos de vida que estas religiosas expresaron en sus escritos, enviados todos ellos para ser leídos cuidadosamente, -sin duda- en la Casa Madre de sus respectivas congregaciones en Francia.

Calificación del estado de los libros:

translation missing: es.general.search.loading