TAPA BLANDA , LIBRO USADO, RECUERDA QUE EL 10% DE ESTA VENTA COLABORA CON FUNDACIONES QUE FOMENTAN LA LECTURA EN ZONAS VULNERABLES. En este libro publicado en 1885 se despacha irónicamente contra los sacerdotes que usaban su investidura para alcanzar fines personales y nos cuenta cómo ingresó a la masonería y cómo salió de ella por `ser un grupo de personas que buscan a alguien con el riñón forrado para que les pague sus regias chupandinas´. Aún cuando critica abiertamente el cristianismo exotérico, el de las misas y jerarquías , es significativo, que a pesar de ello mande construir y alhajar de su bolsillo una iglesia que debía respetar en un todo las características marcadas por el Reglamento de Indias para la construcción de los templos. Esta iglesia nunca fue consagrada pues la iglesia se negó a hacerlo pero la construcción aún subsiste aunque en pésimas condiciones. Nos relata la fundación de la compañía La Industrial en 1873 con apenas 26 años, que le aportaría larga fama y mucho dinero con el remate de solares. Nadie como él para despertar en el obrero el amor a la propiedad. Con la palabra sencilla y fácil le hace entender la conveniencia de tener un terreno propio, adquirido sin el menor esfuerzo, con sólo ahorrar cada semana lo que el domingo gastaría en placeres perjudiciales para la salud y oneroso para su bolsillo. También es verdad que el Estado, que nunca lo ayudó con créditos, puso piedras en su camino todo lo que pudo. "Piriápolis ha sido siempre la Cenicienta abandonada de toda la vida" -escribió Piria en un mensaje enviado al gobierno en 1927. Este mensaje que transcribimos al principio del libro cuenta de las depredaciones que sufrió constantemente durante su vida tan activa y la desidia del Estado para con su obra debido a su carácter tan autoritario, propio de quien estaba convencido de haber sido elegido por Dios.

Calificación del estado de los libros:

translation missing: es.general.search.loading