TAPA DURA , LIBRO USADO, RECUERDA QUE EL 10% DE ESTA VENTA COLABORA CON FUNDACIONES QUE FOMENTAN LA LECTURA EN ZONAS VULNERABLES."Los empleados de la funeraria parecían cuervos," tiesos y negros. Negros eran también los coches alineados en el camino que conducía a la iglesia, también nosotros íbamos de negro, los que formábamos а aquel grupo desmañado y patético que aguardaba a que levantaran a hombros el féretro y a que el sacerdote, otro cuervo de negras vestiduras, acabara de ajustarse los ornamentos de su ministerio. Y de pronto los verdaderos cuervos alzaron el vuelo desde los árboles y los campos y, como si fueran trozos de papel ennegrecido desprendidos de una hoguera, trazaron un remolino ascendente y aletearon en círculos graznando sobre nuestras cabezas. Dadas las circunstancias, aquel sonido debería haberme parecido angustioso y melancólico, pero, muy al contrario, me hinchó de júbilo el corazón, lo mismo que el grito del búho la noche anterior y el lejano chillar de las gaviotas en la madrugada. Con un nudo en la garganta, me dije: iEs real. Es ahora. Estamos aquí. En casa!"

Calificación del estado de los libros:

translation missing: es.general.search.loading